LATAM Blog
blog
  September 27, 2023

Cómo Pueden Crecer las Pequeñas Empresas Recurriendo a Clientes Internacionales

En el mundo interconectado de hoy en día, las pequeñas empresas tienen un acceso sin precedentes a mercados globales de rápido crecimiento. Desde abrir nuevas fuentes de ingresos y fuentes de suministro hasta reducir los costos operativos y fiscales, expandirse a los mercados internacionales nunca ha sido tan fácil y puede ofrecer beneficios significativos.

Mayores ingresos

Uno de los beneficios más importantes de acceder a nuevos mercados extranjeros es el potencial de aumentar los ingresos. Al expandir ventas o servicios a un nuevo país, las pequeñas empresas pueden aprovechar nuevas fuentes de demanda. Dependiendo del producto o servicio de la empresa, ingresar a un nuevo mercado puede significar acceder a cientos, miles o incluso millones de nuevos clientes potenciales.

Reducción de la volatilidad de las ventas

Las personas alrededor del mundo están cada vez más vinculadas en la era digital actual. Sin embargo, esto no ha borrado las diferencias que persisten de un país a otro y de una región a otra en términos de ciclos económicos, industrias clave, recursos disponibles, necesidades de los consumidores, gasto de los consumidores e incluso clima. Al diversificar estratégicamente las ventas y los servicios en múltiples mercados con diversos perfiles económicos, comerciales y de consumidores, una empresa estadounidense se protege de la volatilidad de las ventas que implica operar en un mercado único. La reducción de la volatilidad de los pedidos tiene el beneficio adicional de ayudar a maximizar la utilización de la capacidad y las ganancias en cualquier período determinado.

Economías de escala

El acceso a los mercados globales puede ayudar a las pequeñas empresas a lograr economías de escala. Con una base de clientes más grande, las pequeñas empresas pueden aumentar su producción y reducir sus costos unitarios. Esto puede conducir a mejores márgenes de ganancia y una estrategia de precios más competitiva.

Acceso a recursos globales

Al expandirse a los mercados internacionales, las pequeñas empresas obtienen acceso no sólo a una gama más amplia de clientes, sino también a una gama potencialmente amplia de proveedores, tecnologías y talentos. Esto puede ayudar a mejorar las operaciones, reducir costos y permitir que las empresas sean más competitivas. Por ejemplo, una pequeña empresa que obtiene sus materiales de un único proveedor en un país puede ser vulnerable a las fluctuaciones de precios o interrupciones en la cadena de suministro. Sin embargo, al acceder a mercados más amplios, las pequeñas empresas pueden identificar más fácilmente proveedores alternativos que puedan reducir su dependencia de un solo proveedor.

Oportunidades de financiación

El acceso a los mercados globales también puede brindar a las pequeñas empresas nuevas oportunidades de financiamiento. Al operar en múltiples mercados, las pequeñas empresas pueden atraer inversionistas de todo el mundo, aumentando su acceso al capital. Al asociarse con otras empresas en diferentes mercados, las pequeñas empresas pueden formar alianzas estratégicas para obtener y compartir el acceso a nuevos clientes, tecnologías y capital, lo que respalda el crecimiento de su empresa.

Costos fiscales más bajos

La legislación fiscal estadounidense proporciona generosos incentivos fiscales para las empresas estadounidenses que exportan bienes o servicios a otros países, o que otorgan licencias a mercados extranjeros. Los ingresos relacionados con dicha actividad exportadora pueden tener derecho a una reducción del tipo impositivo un tercio inferior al tipo normal. Esta importante reducción de tarifas conduce a una reducción general en el costo de hacer negocios y puede ayudar a las pequeñas empresas a competir de manera más efectiva en los mercados extranjeros y estadounidenses.

Los tratados fiscales de Estados Unidos con otros países generalmente contienen disposiciones para garantizar que las ventas de una empresa estadounidense a mercados extranjeros no estarán sujetas a impuestos extranjeros si realiza transacciones de ventas sin presencia comercial en el país de destino. Las empresas estadounidenses que exportan bienes o servicios normalmente pueden calificar si evitan crear una presencia comercial en el país de destino.

Mayor valor de marca y empresa

Un producto o servicio reconocido y adquirido por consumidores en múltiples países o regiones da como resultado una marca más valiosa. El aumento de los ingresos y la reducción de costos que permite la expansión internacional da como resultado un mayor valor empresarial. Si los dueños de empresas tienen planes de vender su empresa algún día, la expansión a mercados extranjeros es una manera fácil de aumentar el valor de su empresa.

Reducción del riesgo de ingresos mediante la diversificación de mercados

Además, el acceso a los mercados globales puede brindar a las pequeñas empresas oportunidades para ingresar a nuevas industrias o mercados, reduciendo su dependencia de un solo producto o servicio.

La exposición a nuevos mercados puede ayudar a las pequeñas empresas a obtener información valiosa sobre sus líneas de productos y servicios y cómo operar eficazmente aprovechando la economía global.

Pequeños cambios

Afortunadamente, expandirse a mercados extranjeros no requiere necesariamente establecer una presencia en un país extranjero. Muchas pequeñas empresas acceden a los mercados extranjeros simplemente exportando desde su país de origen, lo que supone una entrada rápida y de bajo riesgo. Dependiendo de la empresa, las ventas en mercados extranjeros se pueden lograr mediante ventas directas desde la entidad comercial nacional, ya sea directamente a los clientes a través de un sitio web o mediante ventas a distribuidores o minoristas del país local. En el escenario de exportación, el almacenamiento y la entrega de bienes a clientes extranjeros también pueden ser manejados por centros logísticos externos de bajo costo para que los dueños de empresas puedan concentrarse en su producto o servicio.

Otra vía rápida y de bajo riesgo para llegar a clientes extranjeros es utilizar contratos de licencia o franquicia con empresas específicas en países extranjeros. Conforme a este contrato, la tarea de atender a los clientes en los mercados extranjeros se asigna al socio licenciante del país extranjero que se encargará de la producción y entrega de productos y servicios.

Si una empresa requiere que alguien en el país extranjero se encargue de algún asunto, debería ser posible subcontratar en lugar de tener que contratar empleados locales.

Conclusión

El potencial de las pequeñas empresas para prosperar atrayendo clientes internacionales es inmenso. Con la llegada de la era digital, las barreras de entrada se han reducido significativamente, lo que permite incluso a las empresas más pequeñas explorar mercados extranjeros. Las ventajas son numerosas y de gran alcance, y al aprovechar las oportunidades que presentan los mercados globales, las empresas pueden asegurar su crecimiento futuro, mejorar su marca y diversificar sus ingresos y riesgos.